PAISAJE DE MAYO

Share Button

A finales de la semana pasada, paseando por la parte más alta de nuestro viñedo en Villabuena del Puente, parecía estar en medio del  paisaje más típico de la Toscana italiana (al cuál no tiene nada que envidiar Toro y su comarca, únicamente el acierto de los italianos en darlo a conocer), rodeado de viñedos ondulados, tierras de barbecho y de cereal iniciando el espigado.

Paisaje desde el teso más alto del viñedo

Paisaje desde el teso más alto del viñedo

Pero yendo a lo técnico, esta primavera tan calurosa y seca, está causando problemas en la mayoría de cultivos de cereal, ya que después de un invierno en el que las lluvias abundantes han llegado a “ahogar” algunas tierras, se encuentran ahora con el problema contrario, la sequía, justo cuando deben espigar. ¿Y qué ocurre con el viñedo? Pues que se está encontrando unas condiciones óptimas, ya que la diferencia con esos cultivos es que las lluvias de invierno se han almacenado como reserva en el subsuelo, donde si que llegan las raíces profundas de la vid ( en este caso de Tinta de Toro). Además estas altas temperaturas primaverales han acelerado todos los procesos fisiológicos de la planta, aunque hay que estar precavidos, dado que estos crecimientos tan rápidos requieren tener una planta bien alimentada, que en nuestro caso se soluciona incorporando en invierno estiércol de oveja principalmente, para mejorar los niveles de materia orgánica y ahora aportando una nutrición “personalizada” a través del riego por goteo.

Queda mucho para saber si será una buena cosecha en Toro o no, pero el inicio del ciclo vitícola ha sido muy bueno.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *