Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Enviar por mail Imprimir

Elementos

Los elementos te explican por qué Fariña sabe como sabe...

El clima

Río Duero

El viñedo

La madera

El suelo

La uva

Saber hacer

El clima

Toro, con una pluviometría entorno a los 350 litros al año, es una de las regiones vitivinícolas más secas de España. Su clima continental, con influencia del Atlántico, presenta una gran diferencia térmica entre los días y las noches. Sus inviernos son largos y fríos (hasta -7ºC), y sus veranos cortos pero intensos con temperaturas cercanas a los 40ºC. La temperatura media anual se sitúa entorno a los 12ºC.

La ondulación del paisaje genera pequeños microclimas que marcan diferencias importantes entre las distintas parcelas. De este factor dependerá en gran medida el ciclo vegetativo de la viña y el término de la maduración de la uva.

Río Duero

Las aguas mansas de este río y de sus afluentes dan vida a las tierras que le acompañan a lo largo de su cauce, creando microclimas y alimentando el subsuelo. En la región de Toro se puede observar un paisaje ondulado, dominado por una amplia red de arroyos que afluyen al Duero sobre sus terrazas.

La influencia de este río parece innegable si observamos que desde su nacimiento hasta su desembocadura en Oporto, se suceden las regiones vitivinícolas de mayor prestigio de la península Ibérica. No en vano, algunos analistas del mundo del vino han denominado al Duero como el río del vino.

El viñedo

Los viñedos de Fariña se encuentran ubicados en distintas zonas, con suelos y microclimas diferentes. Ello permite una mejor orientación de las producciones hacia la elaboración de los distintos tipos de vino.

Tras un meticuloso programa de investigación en la viña Fariña decidió plantar en espaldera la mayor parte del viñedo. En esta disposición y siguiendo el sistema de doble guyot se ha conseguido el control del número de racimos por cepa y aumentar la superficie foliar expuesta al sol, mejorando así la eficacia del proceso de fotosíntesis. El sistema implantado permite también un crecimiento limitado de las uvas, lo que favorece la concentración de sus componentes y en definitiva de su calidad.

La madera

La madera es para Fariña un aliado fundamental en la elaboración de sus vinos. Un parque de más de 2.500 barricas de roble francés y americano dotarán a los crianzas de Fariña de una buena parte de su marcada personalidad. La utilización de barricas de diferentes procedencias y tostados permite aportar una mayor complejidad a sus vinos.

El suelo

El suelo de Toro es arenoso y pedregoso de aluvión, lo que le permite acumular el calor por el día y actuar así como termorregulador. El subsuelo, frecuentemente arcilloso, permite mantener la poca agua que recibe el terreno, facilitando un uso más eficaz por parte de la cepa.

Las pequeñas piedras que se encuentran en ciertas zonas de Toro y su alfoz son un factor importante para la calidad de los vinos. Estas piedras, redondeadas con el paso del tiempo, absorben el calor del sol durante el día y lo sueltan lentamente por la noche. Este efecto termorregulador favorece el ciclo vegetativo de la viña y de la madurez de su uva.Un paisaje ondulado, de tonos grisáceos y rojizos por alternancia de arena y arcilla en la composición del suelo, deja constancia de la acción de las corrientes de agua desde hace millones de años.

Fariña destina cada viña a la elaboración de cada uno de sus tipos de vino. La orientación de la parcela y la composición del suelo juegan un papel esencial en esta selección.

La uva

La uva es sin duda el elemento básico para la elaboración de unos vinos de calidad. La Tinta de Toro es la principal variedad de la región. Algunos estudios consideran que podría tratarse de la variedad española "Tempranillo" cuya adaptación al suelo y al clima de la zona, a lo largo de los siglos, permite considerarla como una uva autóctona con características propias.

Su hollejo grueso, en el que se encuentran todos los componentes colorantes, aromáticos y tánicos, propicia la obtención de vinos concentrados y muy ricos en aromas.

Fariña ha sabido extraer de esta variedad sus mejores cualidades, combinando su carácter con una elegante personalidad.

Sin embargo, Fariña hace años que decidió aprovechar también las cualidades de otra uva: la Malvasía blanca. La buena acidez natural de esta variedad, su potencial aromático y un riguroso control de la temperatura en la fermentación le han llevado a un rotundo éxito con su Colegiata Blanco.

Saber hacer

Después de un apasionado bagaje de 60 años en el mundo del vino, la familia Fariña ha convertido en pilar fundamental otro de los elementos esenciales: el saber hacer.

La pasión de Manuel Fariña por el conocimiento de la zona y de sus variedades, y la inquietud de su hijo Manu por las modernas elaboraciones y por la investigación con diferentes tipos de roble y tostados, son clave para entender la personalidad y el dinamismo de esta bodega.

LOCALIZACIÓN Y CONTACTO

Bodegas Fariña (D.O. TORO)
Camino del Palo s/n
49.800 Toro (Zamora)

Bodegas Fariña (Vino de la Tierra de Castilla y León)
Crtra. de Moraleja s/n
49.151 Casaseca de las Chanas (Zamora)

Tel: +34 980 57 76 73 Fax: +34 980 57 77 20
comercial@bodegasfarina.com

Wine in moderation

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información sobre las cookies a través nuestra Política de Cookies.