¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?

Toro, cuna del vino

Situada en un cerro a 100 metros sobre la vega del Duero, TORO es conocida no sólo por ser una de las cunas del vino, sino por un rico patrimonio histórico artístico que refleja su pasado como capital de provincia, señorío de princesas y heredad del infantazgo. Si damos un paseo por la ciudad, no debemos perdernos:

  • Colegiata De Santa María La Mayor (s.XII): la Colegiata de Toro es una de las construcciones más características del románico en su fase de transición. Inspirada en la Catedral de Zamora, en la Colegiata destaca su cimborrio, el pórtico de La Majestad que narra la vida de la Virgen, el Niño y el Juicio final y conserva su policromía original, y -en su interior-, la tabla de La Virgen de la Mosca. Las vistas de la vega del Duero desde la plaza de la Colegiata son dignas de ver.
  • Los restos de las murallas que cercaron la ciudad, y de las que se conservan antiguas puertas como la Corredera o la del Postigo.
  • La Torre o Arco del Reloj, del s. XVIII. Se asienta sobre la antigua Puerta del Mercado, que pertenecía a una de las antiguas murallas de Toro.
  • El Convento de Sancti Spiritus, en el que se ubica el Museo de Arte Sacro de Toro. Pertenece a la congregación de Las Dominicas.
  • Las Iglesias de estilo mudéjar: es el caso de San Salvador de Los Caballeros, la iglesia de San Lorenzo El Real, Santa María de la Vega o los restos de San Pedro del Olmo.
  • La Plaza de Toros, de principios del s. XIX y la tercera más antigua de Castilla y León. Conserva su estructura levantada en adobe y madera.
  • El Alcázar de Toro (s. X): Fue residencia de los Reyes Católicos y su estructura formaba parte de las murallas que protegían la ciudad.
¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?¿Qué ver cerca de Bodegas Fariña?

Zamora Ciudad del Románico

A 40 km de Toro se encuentra la ciudad de Zamora, encrucijada de caminos en la Vía de la Plata y capital de la provincia. Un ciudad pequeña y muy paseable que cuenta con un gran pasado histórico y cultural. Si visitamos Zamora, no debemos perdernos:

  • El castillo y las murallas de la ciudad: vivió su época de esplendor en la Edad Media. Actualmente constituye un estupendo mirador desde el que contemplar la Catedral, el río Duero y el Campo de la Verdad.
  • Puerta de Doña Urraca: se encuentra dentro del primer recinto amurallado y recibe este nombre por su proximidad al palacio donde residió Doña Urraca.
  • Portillo de la Traición, ahora llamado Portillo de la Lealtad: el lugar donde Vellido Dolfos entró a la ciudad después de haber matado al Rey Sancho II. Es una de las puertas del primer recinto de la muralla y se sitúa en los jardines del castillo.
  • La Catedral, de estilo románico. La más pequeña y antigua de todas las catedrales de Castilla y León. Destaca la cúpula de gallones revestidos con escamas de piedra, que se ha convertido en uno de los símbolos de la capital. En su interior destaca su colección de tapices.
  • Iglesias románicas: Zamora posee más de 20 iglesias que la han convertido en la capital del románico. Además de la Catedral, destacan las iglesias de Santa María Magdalena, Santa María La Nueva, Santiago de los Caballeros, Santiago del Burgo, San Cipriano, San Juan Bautista, San Isidoro, San Ildefonso, Santo Tomé, la Iglesia del Espíritu Santo o Santa María de la Horta.
  • El Mercado de Abastos, un edificio de hierro y ladrillo de principios del sXX, obra del arquitecto Segundo Viloria.
  • Las Aceñas: situadas en el cauce del río y diseñadas para triturar el grano de cereal y convertirlo en harina, consituyen un conjunto de molinos de origen medieval.
  • Ruta Modernista, integrada por edificaciones como la Casa Gato, la Casa Tejedor, la casa Aguiar, la Casa Montero, las Casas López y Leirado, el casino, las casas de Valentín Guerra y la Casa Galarza.
ZamoraZamoraZamoraZamoraZamoraZamoraZamora